El cantante español no es solamente el tenor vivo más importante, sino que fue director de la Ópera Nacional de Washington desde 1996 al 2011 y desde el 2000 está al mando de la Ópera de Los Angeles. Precisamente de aquellas dos casas líricas provinieron la mayoría de las denuncias relatadas en la nota firmada por Jocelyn Gecker.

 

“¿Cómo se le dice no a Dios?”. Aquella es la pregunta que constantemente se hacía una de las nueve mujeres que denunció al tenor Plácido Domingo por acoso sexual en un reportaje publicado ayer por la agencia de noticias AP. La interrogante tiene que ver con la manera en que ellas debieron enfrentar los asedios de quien es considerado el hombre más poderoso de la ópera: un no como respuesta a Domingo significaba probablemente perder grandes oportunidades de trabajo.